Idioma
¡Hola ! 👋

Su idioma actual :

Otros idiomas disponibles:

¿Cómo puede un sueño cambiar una vida?

¿Sabías que los sueños tienen una lógica que revela las dimensiones más profundas de nuestra conciencia y existencia? De hecho, todos los elementos de nuestro sueño, ya sea un objeto o una persona, son en realidad símbolos, que hemos codificado a través de nuestras propias experiencias, con sus dimensiones positivas y negativas. Todos estos símbolos forman parte del soñador y le representan, incluso cuando visita a otros en sueños. ¿Sabías que el sueño es un mensaje de nuestra mente inconsciente que nos muestra por qué pensamos, sentimos y actuamos de determinada manera?
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Reddit
Correo electrónico

Índice de contenidos

Los sueños: viajes a veces confusos

A primera vista, un sueño puede parecer abstracto, ilógico, confuso. ¿Cómo puede un sueño cambiar una vida? Imagino que ya has tenido la experiencia de despertarte y sentirte confuso después de un sueño intenso. A veces, la atmósfera de nuestro sueño puede incluso "pegarse" a nosotros y confundirnos durante todo el día; puede que incluso necesitemos 3-4 segundos para saber dónde estamos, tan poderoso fue el viaje interior.

La profundidad de un sueño

Pero, ¿qué ocurre cuando soñamos? ¿Cómo podemos ver en un sueño cosas que nunca hemos experimentado en la vida real o incluso visto en una película? ¿Cómo es posible que un sueño pueda tener un efecto tan profundo en nuestro estado de ánimo, incluso hacernos sudar, despertarnos con miedo o peligro? ¿O para asombrarnos con revelaciones sorprendentes, incluso premonitorias?

Skynet

Cuanto más estudiamos los sueños, más descubrimos hasta qué punto nuestra conciencia y nuestro inconsciente están interconectados con nuestros recuerdos, con los programas de vida, que no sólo están vinculados a nuestra propia experiencia, sino también a la de los demás, y a las múltiples dimensiones del Universo. El sueño es un acceso a nuestro ordenador interior, pero también a lo que podríamos llamar el Skynetel Internet universal.

Las multidimensiones de los sueños

Cuanto más evolucionamos con los sueños, más descubrimos que pueden llegar a ser como un motor de búsqueda, una posibilidad de recibir respuestas a nuestras preguntas más íntimas y secretos más útiles. Nos revela quiénes somos y nos lleva gradualmente a acceder a los misterios del Universo y a las multidimensiones que lo constituyen.

Un sueño puede cambiar una vida

Un sueño puede cambiar nuestra vida porque, básicamente, nos permite identificar nuestras disfunciones internas antes de que se manifiesten concretamente, ofreciéndonos así la posibilidad de transformarlas y mejorarnos.

Para entender los sueños debemos saber que el sentido de nuestra existencia es sólo desarrollar cualidades, convertirnos en una mejor persona, en una mejor alma. Así, a través de nuestras múltiples experiencias y realidades (y las de nuestros sueños) aprendemos a vivir, a pensar, a amar; integramos lecciones de sabiduría que transforman nuestras elecciones, y modifican los rumbos de nuestra vida.

Un símbolo en un sueño

Tomemos el ejemplo del símbolo de la madre en un sueño. En primer lugar, es importante saber que un símbolo puede ser tanto positivo como negativo, dependiendo de cómo aparezca en el sueño.

Si vemos que nuestra madre en el sueño es amable, correcta, luminosa, en un contexto positivo, entonces representa una parte de nosotros que revela cómo nos cuidamos a nosotros mismos, así como nuestra dimensión y expresión emocional para nosotros y los demás: nuestra actitud de cuidado, protección y crianza en el nivel interno. Es importante saber que todos (seamos hombres o mujeres) tenemos el símbolo de la madre dentro de nosotros. Negativamente, la madre representará las dificultades para amarse a sí mismo, cuidar de los demás y de uno mismo, etc.

Combinación de los símbolos

Un símbolo debe ponerse siempre en contexto dentro del sueño y también en función de los demás símbolos que se presentan. Lo que más tiempo lleva a la hora de estudiar la interpretación de los sueños y los símbolos es establecer el vínculo entre ellos. En concreto, la madre, si ella se encuentra en un contexto de origen (el hogar de la infancia, por ejemplo), indicará nuestros recuerdos y lo que hemos vivido, lo que nos ha influido y lo que constituye nuestra base emocional.

Si todo está bien en el sueño, entonces genial. Pero si hay problemas, entonces esa experiencia antigua es un código fundamental a nivel emocional que influirá en muchos aspectos de lo que somos y de nuestra vida.

La importancia del contexto

Si nuestra madre en el sueño está en un contexto social actual, ella indicará si nos cuidamos cuando estamos con los demás, o si nos olvidamos completamente de nosotros mismos y nos perdemos en nuestras relaciones sociales.

Además, para poder interpretar un sueñobien, a este simbolismo general, a veces añadimos las cualidades o debilidades de nuestra madre, según las percibimos. Por ejemplo, puede ser alguien con una gran motivación, ser enérgica a la hora de empezar proyectos, ser leal a sus valores; o puede haber sido demasiado sumisa, o una persona complicada, crítica o controladora.

El origen de nuestros comportamientos

Así, en un sueño positivo o negativo (o medio-medio), nuestro inconsciente nos hablará de este aspecto de nosotros mismos, de nuestra dimensión materna, amorosa o no, mostrándonos a veces desarrollos sanos o cosas por cambiar, que nos afectan, y que pueden afectar tensamente nuestras relaciones actuales.

El sueño nos dirá en qué contexto nos comportamos así con nosotros mismos, y con los demás en la forma en que los acompañamos, y sobre todo de dónde viene este comportamiento, qué lo creó.

Transformar los recuerdos

Al aplicar el lenguaje simbólico en nuestros sueños, podemos remontarnos a nuestras memorias inconscientes para limpiarlas, para reprogramarnos y no volver a repetir patrones cíclicos a pesar de nosotros mismos, como una ruptura repetitiva con la pareja en un contexto muy similar, situaciones de acoso en nuestro entorno profesional, un periodo de depresión que indica un desbordamiento acumulado durante mucho tiempo, etc.

Por lo tanto, un sueño puede permitirnos que nos liberemos de nuestros recuerdos negativos, de nuestro karma, tomando conciencia de las causas de los comportamientos que nos han limitado y/o hecho sufrir durante años.

Un solo sueño, entendido en profundidad, puede cambiar completamente nuestra forma de pensar y de ser, nuestro destino, y permitirnos avanzar hacia lo que es correcto para nosotros mismos y para los demás.

Reprogramarse a sí mismo

Los sueños son también una de las experiencias espirituales más avanzadas cuando sabemos interpretarlos y utilizarlos para el bien de nuestra evolución. Porque en un sueño se nos revelan los recuerdos inconscientes que nos habitan... Se nos habla de nuestras formas de pensar, sentir y actuar... Que son benévolas o dañinas, que crean alegría o bloqueos. Y esto, en todas las esferas de nuestra vida, y en todos los planos de nuestro ser.

Un sueño puede incluso explicarnos por qué estamos enfermos, y qué recuerdos han creado nuestra enfermedad. Gracias a un sueño, podemos incluso anticiparnos a la manifestación concreta de una enfermedad, porque al transformar la dinámica negativa a nivel de nuestros conceptos más profundos, podemos cambiar la programación de nuestro cuerpo.

La clave de nuestro futuro

El sueño también tiene una dimensión premonitoria, puede ayudarnos a orientarnos en nuestra vida para tomar las decisiones más adecuadas para nosotros y para los demás.

Utilizando el sueño para tomar decisiones importantes en nuestra vida, podemos acceder a las consecuencias de nuestras elecciones. Por ejemplo, podemos preguntarnos antes de ir a dormir, ¿es correcto para nuestra evolución asociarnos profesionalmente con tal persona? Podemos recibir un sueño que nos muestre una empresa abandonada con una sensación de vacío, de tristeza. En este caso, el soñador conocerá su destino si elige este camino... Porque el sueño da acceso a un cálculo universal de todos los elementos, recuerdos, de uno mismo, del otro, y de nuestras afinidades, compatibilidades o incompatibilidades. Así, podemos recibir todo tipo de sueños para guiarnos, aprendiendo a hacer preguntas.

La respuesta recibida también puede ser profunda, explicando que el soñador tiene que transformar tal o cual cosa antes de que sea posible, sin decirnos necesariamente de inmediato si funcionará o no. El objetivo es siempre, ante todo, desarrollar las cualidades.

Es esencial recordar esto cuando se trabaja con los sueños y se utilizan para hacer preguntas. Si sólo utilizas los sueños como una bola de cristal, de forma egoísta y demasiado materialista, te confundirás muy a menudo, ya que la primera meta y el objetivo final es el desarrollo de las cualidades. Con el tiempo, cuanto más se trabaja en uno mismo, cuanto más se limpian los recuerdos, más precisos son los sueños, y sí, pueden indicar claramente una orientación en el plano concreto y material.

Lo esencial

Estudiar los sueños es también desarrollar mucha humildad, porque hay que analizarlos volviendo a uno mismo, porque un sueño siempre habla del soñador con total transparencia.