"Mi gusto por el dibujo me llegó muy pronto, a los 6 años. Desde muy joven siempre he tenido una habilidad natural para dibujar lo que veía respetando las proporciones adecuadas. En la primera parte de mi vida, utilicé el dibujo como vía de escape a un mundo imaginario, sin entender realmente por qué lo hacía. A veces también dibujé para obtener el reconocimiento o el amor de mis seres queridos

Hoy, cuando dibujo, es como si también participara en la escena en introspección. En ese momento, cada detalle se convierte en parte de mí. Todo toma forma en mi dibujo y simultáneamente en mi interior. Me convierto en el/los personaje/s, el paisaje, las formas, las expresiones faciales porque tengo que ponerme en el lugar de los elementos para saber cómo representarlos.

Todos los detalles se vuelven más importantes. El dibujo es un zoom increíble sobre lo que nos rodea y que a veces creemos que es banal porque pensamos que lo hemos visto muchas veces. Siempre debemos mirar, estudiar nuestro entorno como un dibujo. He observado más profundamente cada personaje, ambiente, objeto, punto de vista... Finalmente, he observado las cosas como si fuera la primera vez con más interrogantes, de forma más multidimensional.
El dibujo es el acceso a una nueva visión que nos permite concentrarnos más profundamente y así descubrir otras facetas del mundo que nos rodea. Siempre podemos permitirnos mirar la vida de forma diferente.

Cuando dibujaba, me hacía muchas preguntas. ¿Me gustaría estar en este paisaje? ¿Es la atmósfera hermosa, los personajes felices? ¿Está estructurado el edificio? Si estuviera allí, ¿me sentiría bien? ¿Es correcto mi dibujo? ¿Qué mensaje me gustaría transmitir?... A través de la creación de este libro para colorear, he viajado realmente en diferentes esferas de mi conciencia.

Te invito a realizar este viaje a través del coloreado, utilizando los colores que te hacen sentir bien y cuestionando tus sentimientos. Cuando hice este cuaderno, imaginé coloraciones creativas con múltiples tonos, coloraciones con dibujos, otras hechas con rotuladores, pintura, lápices de colores, pasteles... Imaginé a los artistas en ciernes añadiendo dibujos adicionales a sus coloraciones. También pensé que a algunos de ellos se les ocurriría contar o escribir una historia sobre el coloreado.

Hoy tengo la suerte de ser una mujer feliz, realizada en mi matrimonio, y madre de tres hermosos hijos a los que quiero transmitir mi gusto por el dibujo...".

La creatividad es como el universo, es infinita.

Quiero agradecer a Régine Thomas, que me acompañó con sus conocimientos sobre el simbolismo de los dibujos, y con tanta amabilidad en este hermoso proyecto.

Jennifer