Idioma
¡Hola ! 👋

Su idioma actual :

Otros idiomas disponibles:

¿Es usted un líder benevolente o un directivo autoritario?

¿Se ha preguntado alguna vez qué es lo que crea el éxito? ¿Más allá de las oportunidades, los antecedentes y los caprichos de la vida? Porque sí, hay una receta para el éxito... Y es muy diferente de lo que podría imaginarse a primera vista. Porque el verdadero éxito no puede construirse sólo en el exterior, sino todo lo contrario. Al contrario, primero debe venir de dentro, de nuestro propio liderazgo interior. ¿La buena noticia? Hay claves para construir esto dentro de nosotros mismos.
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Reddit
Correo electrónico

Sobre el liderazgo...

No siempre es fácil ser un buen líder. Y el liderazgo y la gestión son dos cosas distintas. Ser un buen líder significa que tenemos que ser un ejemplo de cualidades, ser capaces de "dar ejemplo", ¡de inspirar a nuestros colegas, amigos o incluso familiares! Por supuesto, no es necesario ser perfecto inmediatamente... Es un camino con muchos pasos y ser feliz con el viaje es una parte importante del mismo.

Para ser un buen líder, hay algunos aspectos que una persona necesita desarrollar. Veamos cuáles son estos aspectos.

1. Debes escuchar...

Desarrollar tu receptividad es clave. Esto se debe a que la receptividad le ayuda a comprender la información en primer lugar y, por tanto, a encontrar la respuesta adecuada, las decisiones correctas que hay que tomar. Esto puede ser cierto en el trabajo, pero también en todo lo que haces, en todas las situaciones.

A veces, como líder, no conoces todas las respuestas y eso es normal. Pero siempre hay que permanecer abierto y escuchar lo que los demás tienen que compartir. Si no escuchas lo suficiente, te perderás partes del panorama general, y la gente puede empezar a verte como una persona testaruda y compartirán cada vez menos sus ideas, lo que también puede dar lugar a problemas de confianza, etc. Pero si escuchas bien desde el principio, podrás crear una dinámica armoniosa allá donde vayas.

2. Libérate de lo que los demás piensen de ti.

No eres perfecto, y es normal, porque la base misma de la vida es la evolución. Si tienes valores altruistas y constructivos, tus cimientos estarán listos para crecer. Pero si se preocupa demasiado por lo que piensan los demás, podría empezar a ser demasiado amable, por ejemplo... Y un líder demasiado amable podría perderse pasos importantes en el camino y no ser capaz de cumplir su misión de representar también una fuerza de justicia y autoridad, o de defender los intereses de su empresa o de sus empleados de forma resistente y estructurada.

3. Pon un ejemplo.

Si das más buenos ejemplos, generarás confianza. Con confianza, la gente te seguirá. Un día, cuando hayas sido un buen ejemplo muchas veces, la gente te escuchará de forma natural porque tendrá pruebas de que lo que haces funciona y de que siempre está respaldado por una buena intención. También significa que dar buen ejemplo puede consistir en disculparse o rectificar los errores con una buena actitud. De esta forma habrás construido una autoridad equilibrada de forma natural, sin ni siquiera pedirlo...

4. Conviértase en un experto en resolución de problemas.

Saber que "problemas = soluciones" es una cosa. Pero aplicarlo en la vida cotidiana es otra historia. Tienes que construir esa forma de pensar, esa actitud en la que ves los problemas como una oportunidad para aprender cosas nuevas. Esto requiere repetición y, por supuesto, enfrentarse a las dificultades, en lugar de huir de ellas.

5. Fomente lo positivo en todos.

Para ser verdaderamente amable y cariñoso (pero de forma equilibrada), tienes que ser capaz de reconocer los puntos fuertes y las cualidades de quienes te rodean. Y más que reconocer sus cualidades, también debes cultivarlas, así como las tuyas propias. Esto significa animar a los demás cuando lo hacen bien, haciéndoles cumplidos sinceros. Ni mucho, ni poco, y también contigo mismo.

Si aplicas estas claves, el éxito sólo será cuestión de tiempo... Y siempre vendrá de tu interior antes de manifestarse a tu alrededor.