No hay que pintar para ser reconocido socialmente, hay que pintar para conocerse a sí mismo... - GABRIELL

Nacido el 22 de marzo de 1956 en Témiscouata (Quebec, Canadá), Gabriel Lavoie, artista profesional certificado por la Academia Internacional de Bellas Artes de Quebec, es un artista autodidacta. Con un nombre tan predestinado y un enfoque visionario, Gabriell es sin duda una nueva referencia en el mundo de la pintura simbólica. De un lienzo a otro, sus cuadros reflejan su trayectoria. Para él, todo lo que pinta expresa lo que es. Utiliza la pintura para manifestar y comunicar la Luz que hay en cada uno de nosotros.

Viviendo de forma sencilla y humilde en Quebec, Gabriell creció en la región de Lanaudière. Desde muy joven, su talento para el dibujo sorprendió por la calidad de su obra, que parecía salirle de forma natural. Su afición al dibujo le valió su primer reconocimiento en el ámbito del retrato en la década de 1980. A pesar de este reconocimiento, sintió un gran vacío en su interior y varios cambios personales desencadenaron una profunda toma de conciencia del sentido de su existencia.

Durante esta fase, se cuestionó no sólo su necesidad de rendimiento y reconocimiento, sino también, al mismo tiempo, su talento. Este fue el punto de inflexión en su carrera artística: se le abrió un nuevo camino y surgió una nueva creatividad. Guiado por una mayor confianza en su talento y una espiritualidad más presente, esbozó algunos paisajes inspirados en cuentos de hadas que reflejaban sus nuevas aspiraciones. Esta experiencia duró unos meses y resultó ser muy reveladora. La pintura al óleo y los acrílicos se convirtieron en su nuevo medio de expresión. La simbiosis entre su investigación personal y la pintura da lugar a obras de gran profundidad y le permite expresar su inmenso potencial.

El arte permite al ser humano hacer manifiestas las cualidades de su Alma...

En retrospectiva, también comprende a través del análisis simbólico cómo su trabajo nocturno como cuidador de la escuela ayudó a solidificar su voluntad espiritual. Para poder dedicar sus días al desarrollo de su talento artístico y al mismo tiempo asegurarse los recursos monetarios necesarios para vivir materialmente, Gabriell trabajó durante varios años como conserje en una institución educativa privada. Sus tareas incluían la limpieza de varias salas de las cuatro plantas de la escuela, incluidos los aseos y los pasillos.

Todos estos años no fui consciente del impacto que tendría en mi futuro el hacer este trabajo. Fue cuando empecé a estudiar el lenguaje simbólico cuando me di cuenta de que todas esas tardes que pasaba haciendo mi rutina de limpieza con mi escoba y mi carro lleno de productos de limpieza estaban destinadas a limpiar simultáneamente mi interior, mi escuela interior, mi propio potencial como estudiante y profesor. Al principio, mi ego fue puesto a prueba, sobre todo porque algunos de los profesores de esta escuela eran antiguos compañeros de clase. Aprendí la humildad y el desprendimiento de los ojos y las opiniones de los demás. Integré la meditación activa en mi trabajo, así como el análisis y la reflexión profunda. Todas las noches hablaba con Dios sobre mi vida y mi futuro. Esta intensa comunicación con Él dio forma a mi voluntad espiritual. Quería con todo mi ser expresar quién era realmente. Este era mi sueño, mi más querido deseo. Entonces, un día, se produjo un cambio inesperado en mi vida. Una nueva asociación me dio acceso al mundo del arte y me permitió dejar mi trabajo de cuidador.

Esta nueva asociación dura poco, pero le sirve de trampolín para su futura carrera como profesor y pintor profesional. Gabriell percibe esta sincronización como un maravilloso regalo del Cielo, una oportunidad inesperada que ha estado esperando durante mucho tiempo. Esta nueva motivación genera una inspiración mágica hasta ahora desconocida para él, y que tendrá un impacto directo en su vida y en su arte. Después de ocho años de aprendizaje y limpieza profunda, Gabriell está ahora comprometido con un nuevo programa. El destino lo ha decidido: ahora comparte el regalo que recibió del Cielo y su sueño se hace realidad...

Hoy en día, Gabriell continúa su camino en su estudio de Terrebonne, donde transmite su talento e inspiración creativa no sólo en sus magníficos cuadros, sino sobre todo en el entusiasmo con el que enseña la pintura intuitiva.

Posteriormente, se formó una nueva asociación con UCM Publishing, una editorial y distribuidora. Gracias a esta nueva asociación, la distribución de la obra de Gabriell se amplió. Creó obras que aparecieron en una colección de CD y en la portada de varios libros, entre ellos muchos bestsellers internacionales. La misma editorial participa en muchos proyectos conjuntos con el artista. Hasta la fecha, el artista tiene una serie de 65 diseños de tarjetas de felicitación, 8 diseños de carteles, 3 calendarios, una serie de 24 láminas y las ilustraciones de un cuento infantil, con varios otros proyectos actualmente en curso. Cada año se organizan talleres de pintura intuitiva en Quebec y en Europa.

La pintura intuitiva ha transformado completamente mi visión del Arte y de la Vida.

Su obra recorre el mundo e inspira el alma de las nuevas generaciones para que descubran la belleza interior a través de la pintura. Siempre decidido a elevar su arte al más alto nivel, Gabriell lo reinventa continuamente al tiempo que inspira a otros artistas a hacer lo mismo. Sus múltiples experiencias artísticas le abren la puerta a la renovación. De hecho, muchos dicen que de su obra emana algo intemporal.

Sé que toda esta transformación a la que aspiro a través de mis cuadros tendrá también un impacto directo en las personas que se encuentren con ellos. Por lo tanto, es muy importante que un artista reconozca la enorme responsabilidad que conlleva exponer su obra.

Estos últimos meses marcan una nueva etapa para el artista, que ha recibido prestigiosos premios en numerosos simposios, con gran reconocimiento de la comunidad artística. Ha sido reconocido por sus colegas de la Académie Internationale des Beaux-Arts du Québec como Artista Profesional Académico. Además, se están negociando varias oportunidades con galerías de arte.

Gabriell reconoce el privilegio asociado al excepcional don que ha recibido, y es importante para él honrar este talento. El artista también se ha propuesto hacer que el arte sea accesible para todos. Gracias a su mentalidad abierta, ofrece herramientas como... el respeto a los demás y el derecho a equivocarse... herramientas que él mismo ha integrado en su arte. Sus cursos y talleres de pintura se asocian a menudo con una nueva forma de expresión: el arte intuitivo. Según Gabriell, los intercambios son esenciales para el éxito de la formación que imparte.

Con su enfoque simbólico y espiritual, su estilo se convirtió en una nueva referencia en el mundo de la pintura. De un lienzo a otro, sus cuadros reflejan su viaje. Su búsqueda de lo absoluto y su responsabilidad hacia su propia conciencia le permiten buscar continuamente encarnar cualidades y virtudes. Estar en compañía de Gabriell a veces se parece más a filosofar que a pintar, dicen sus alumnos.

Gracias a mi trabajo de meditación y al estudio profundo de mis sueños, ahora entiendo que nos convertimos en lo que pensamos. Así que pinto para convertirme en lo que pinto...

A menudo, cuando consigue abandonarse totalmente a los impulsos de su interior, surgen nuevos elementos en su obra. La tendencia al control desaparece y es sustituida por la receptividad. El tiempo parece detenerse, el potencial que lleva dentro se activa y su confianza se renueva. Es un fenómeno lleno de magia, como si el lienzo se cubriera de colores y movimientos que toman forma sin que ella lo sepa.

En ciertos momentos, tengo la impresión de que el cuadro ya contiene, en lo invisible, la huella de su destino, es decir, que ya está pintado en un nivel superior de conciencia. El mensaje de la obra me parece entonces determinado de antemano y guiado por una Fuerza... Una Fuerza superior a mí...

La simbiosis entre su investigación interior y la pintura da lugar a obras de gran profundidad.

Cada símbolo representado adquiere un significado que es único para cada persona. Al mirar y analizar las diferentes obras, la gente habla de mis cuadros con sus propias imágenes, que luego reflejan su respectiva visión... La pintura intuitiva ha transformado completamente mi visión del arte y de la vida. La libertad de expresión y el desprendimiento del resultado material son esenciales en lo que experimento con mi lienzo. Estoy aprendiendo a dejarme llevar y a abrir mi corazón a la inspiración, al potencial infinito que yace latente en cada uno de nosotros...