Idioma
¡Hola ! 👋

Su idioma actual :

Otros idiomas disponibles:

La ley de la resonancia, sus principios y su utilidad para nuestra evolución

¿Hay alguien que te molesta? ¿Una situación te hace enfadar? ¿No puedes resolver un conflicto? O tal vez te han traicionado o herido... y no puedes perdonar... ¿Sabías que esto está relacionado con la "ley de la resonancia", o la "ley de la atracción"? Esta ley representa un principio universal, científico y a la vez muy concreto... que explica que todo objeto, tiene su propia vibración, y comenzará a resonar con cualquier otro objeto que tenga la misma vibración... Suena muy sencillo... Pero, ¿somos realmente conscientes de la profundidad de esta ley?
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Reddit
Correo electrónico

La ley de la resonancia

¿Por qué la ley de la resonancia, cuando se entiende y aplica correctamente, nos permite dar grandes pasos en nuestra evolución? Este artículo nos permite comprender los aspectos fundamentales relacionados con los principios de la resonancia, y cómo puede servir de base para la evolución en nuestra vida cotidiana.

La vida concreta... y las resonancias que puede aportarnos...

Imagínate, a veces podemos enfadarnos, molestarnos o impacientarnos ante determinadas situaciones... podemos perder mucha energía cuando sacamos nuestras frustraciones y descontentos... ¡Es normal! podemos decir... La otra persona me ha hecho daño... o me ha insultado... o ha tomado decisiones que han ido en mi contra, incluso ha abusado de mí...

¿Cómo podemos salir de un papel de víctima, de frustración o de conflicto (interno o externo), gracias a la ley de la resonancia?

Para ello, basta con entender esta ley y su aplicación en términos de emociones y recuerdos a nivel humano, y no sólo verla a nivel concreto, entre un sonido muy agudo y un vaso de cristal que se rompe, por ejemplo.

Tomemos una situación concreta: según la definición, si tengo una determinada vibración, una determinada frecuencia emocional dentro de mí, entonces, por resonancia, una persona que tenga la misma frecuencia vibratoria entrará en resonancia conmigo... Por ejemplo, si soy amigo de una persona que representa la alegría, la amabilidad, la benevolencia, es porque yo también soy capaz de manifestar estas cualidades, y por resonancia, atraigo a personas que vibran en estas frecuencias de alegría, amabilidad y benevolencia.

¿Cómo aplicar la ley de la resonancia?

Al ser ésta una ley, no se puede decir que funcione "de vez en cuando" o "más o menos"... Una ley, sobre todo cuando es un principio fundamental del Universo, es absoluta. Por lo tanto, se requiere mucha humildad y la capacidad de cuestionarse a sí mismo cuando se aplica una ley en un contexto más negativo que el presentado anteriormente.

De esta forma, cuando mi vecino me molesta, por ejemplo, o si un miembro de mi familia me falta al respeto y esto me entristece, o me hace daño, es claro que es el momento de aplicar la ley de la resonancia, porque puede ayudarnos...

Según los principios de esta ley, debemos ser capaces de reconocer que vamos a vibrar (resonar) en una frecuencia de conflicto, falta de respeto, agresión, ira o cualquier otra emoción negativa que pueda surgir de una situación que nos perturbe.

Sin embargo, no queremos el conflicto, buscamos el bien... O hemos sido traicionados por alguien, y nos decimos que nosotros nunca habríamos cometido tal acto, por lo que la ley de la resonancia no se aplica... o nos preguntamos si sólo funciona en una dirección, o sólo en un determinado porcentaje...

Incluso cuando sentimos que la otra persona tiene la mayor parte de la responsabilidad del conflicto o del problema (y puede ser el caso), al estar en búsquedas personales profundas, que nos hacen trabajar en nosotros mismos, recordamos que la ley de la resonancia existe, y que si hemos atraído esta situación, es porque teníamos algo que comprender... es porque los recuerdos vibraron en la misma frecuencia que la situación o la persona que plantea ese problema en nuestra vida...

Así, entendemos que siempre estamos enfadados con aspectos de nosotros mismos que aún no hemos resuelto, y que la otra persona, mientras nos moleste o nos provoque emociones o pensamientos negativos, representa una parte de nosotros mismos, en un cierto porcentaje.

Ejemplos de resonancias ocultas...

Efectivamente, una persona que ha sido engañada, aunque siempre haya sido fiel, tiene resonancias con la infidelidad. ¿Cómo es posible? La infidelidad debe entenderse en términos de memorias inconscientes en ese momento, más sutiles, en las que la persona puede haber acumulado necesidades de todo tipo pero nunca las ha manifestado concretamente, por ejemplo... Puede haber albergado a veces deseos, pensamientos y emociones que no respetaban sus compromisos o valores, y esto crea una forma de infidelidad...

O, si no, puede que hayan sido demasiado amables, demasiado estimulantes con las necesidades de su pareja a veces... Esto también crea una forma de infidelidad, porque al ser demasiado amables, demasiado gentiles, al aceptar o avalar casi todo, generará códigos de que la persona es demasiado accesible, que es demasiado fácil con ella y llevará a la infidelidad a la otra persona.

O puede que la persona se haya cerrado al otro, teniendo dificultades para estar cerca de su pareja en todos los sentidos, y esto también, en algún nivel, representa una falta de fidelidad a los valores de la pareja.

Lo mismo ocurre en una situación con un compañero de trabajo, por ejemplo, o con un vecino, o con un familiar que nos "saca de casillas". Podemos pensar que la culpa es suya, porque es él quien grita, o insulta, o habla mal... Sin embargo, la ley de la resonancia está ahí... Cuando la conocemos, ya no podemos ponernos en la posición de víctimas...

Nos decimos que no gritamos, que no hablamos mal a los demás, que no insultamos a nadie... Nos preguntamos por qué, pero ¿por qué atraigo esto cuando soy una buena persona?

Si buscamos en nuestro interior las veces en las que nos hemos comunicado con demasiada intensidad en el pasado, o nos hemos negado a comunicarnos porque nos guardábamos demasiado en nuestro interior... si miramos en nuestros pensamientos, en nuestro corazón, si a veces no estamos criticando o enviando flechas al otro, a un nivel más sutil... Sólo buscando en nuestros recuerdos negativos podemos reprogramar de verdad nuestras frecuencias que resuenan con la negatividad y la atraen.

¿Cómo reprogramamos lo negativo que atraemos?

La concientización de los recuerdos que se muestran en los sueños, su comprensión simbólica y la capacidad de observar y descifrar la forma en que los sueños se manifiestan en nuestra vida cotidiana, así como el estudio de los signos, la práctica de los mantras y la meditación, son verdaderas claves para nuestra evolución. Con el tiempo, al tomar conciencia de nuestros recuerdos, nuestras resonancias y sus influencias en nuestra energía interior y nuestros comportamientos, podemos cambiar progresivamente en profundidad y reprogramar nuestras antiguas formas de funcionar.

En conclusión, ¿para qué sirve trabajar con la ley de la resonancia?

Los diferentes ejemplos anteriores nos llevan finalmente a comprender que lo que atraemos es lo que somos, en términos de porcentajes, según el grado en que nos llegue a perturbar. Porque sí, llega un día en que una persona puede hacernos daño, insultarnos, tendernos una trampa, traicionarnos, y ya no nos molesta, ya no nos apetece contraatacar, ni vengarnos, ni culparle...

En ese momento, comprendemos que el otro es una parte de nosotros, nos reprogramamos y sabemos que podemos acabar con los ciclos que nos llevaban a atraer los mismos tipos de problemas una y otra vez...

Imagínate... la ley de la resonancia es como una brújula de la evolución... nos lleva a entender de dónde venimos, qué podemos hacer, y en qué dirección podemos ir... porque cuando ya no tenemos resonancia negativa, hacemos mejores elecciones, tomamos mejores decisiones, y seguimos un camino siempre más sano y beneficioso para nuestra evolución, y la de los demás a nuestro alrededor...